El párroco le niega la comunión al gato que se coló en la Iglesia de Santiago

gato2

El felino se vió obligado a refugiarse en la Iglesia de Santiago al no haber podido hacer frente a varias letras de la hipoteca de su gatera.

Tal como anunciaba el diario ABC en su sección de Sevilla Provincia, un gato mantenía en vilo a la iglesia de Santiago de Utrera, si bien los motivos reales de tal ocupación son muy distintos a los expresados por dicho medio, que atribuía al mero capricho la decisión de buscar cobijo en la iglesia de nuestra localidad. Utrera Today, mostrando como siempre un instinto felino en pos de la noticia pudo entrevistar al sujeto gatuno y conocer de primera mano las motivaciones y los sucesos posteriores acaecidos a consecuencia de la intrusión en el templo sagrado.

En estos tiempos convulsos en que los deshaucios están a la orden del día y numerosas asociaciones insisten al gobierno en la necesidad de regular las acciones judiciales que obligan a familias enteras a abandonar sus viviendas, una nueva causa viene a sumarse a los frentes abiertos por aquellos colectivos que rasta en mano tratan de defender los intereses del ciudadano de a pié en la calle, las plazas, en el congreso o en el mismísimo infierno si fuera menester.

Este último parece ser el escenario planteado por los responsables de la parroquia de Santiago. Según ha podido conocer la redacción de Utrera Today (unto al cepillo mediante), el felino tras ser desahuciado por una injusta ejecución hipotecaria no tuvo otra ocurrencia que refugiarse de manera perentoria en la Iglesia de Santiago para cobijarse de las inclemencias del tiempo. Este okupa gatuno fue injustamente perseguido por las autoridades sacerdotales y sufrió un segundo deshaucio esta vez a manos del Altísimo.

La redacción de Utrera Today ha conocido (una vez mas no podemos desvelar la fuente por habernos sido confiada esta información bajo secreto de confesión) que una vez capturado y expulsado, el felino fue posteriormente objeto de una medida a todas luces revanchista: durante la última ceremonia litúrgica celebrada en dicho templo, cuando el desdichado quiso hacer uso del sagrado sacramento de la eucaristia éste le fue negado cual hereje micifú por sacrílego y radical (o radical y sacrílego, esto no ha sido completamente determinado por nuestra fuente).

Contrariado y confundido, tras intentarlo en repetidas ocasiones modificando sus ropajes peludos y pasando del pardo al gris y luego al angora, vio como sus esfuerzos eran vanos ya que el párroco (cándido pero no tonto) avispadamente logro desenmascarar al animal atisbando su rabo entre los atuendos y negandole una vez mas la eucaristía.

Al cierre de esta edición hemos conocido que han sido presentados los escritos de constitución de una nueva asociación denominada “maullemos” destinada a hacer frente a los desahucios gatunos que amenazan con condenar a este y otros felinos a una vida de indigencia y así evitar que de una vez por todas los gatos sean represaliados por sus inclinaciones políticas. Seguiremos informando sobre el caso.