Utrera acogerá el rodaje del documental “Salvar a la Gallina Ryan”

El documental narrará los esfuerzos de un grupo de valientes por preservar el último ejemplar de Gallina Utrerana

salvar_gallina_ryan_post

Netflix ya ha mostrado interés por el guión original para crear una serie de ficción sobre la cría de la gallina utrerana.

ANCGU, la asociación nacional de criadores de gallinas de raza utrerana que vela por la protección, la conservación y los intereses de las mismas en todo el mundo, en colaboración con el Ifapa, ha decidido salir al rescate del único ejemplar de Gallina Blanca Utrerana® del que se tiene constancia hasta el momento.

Para llevar a cabo tal cometido, ANCGU ha creado una unidad de intervención rápida, cuya misión será encontrar la gallina y enviarla a casa inmediatamente (Seek & Rescue), en cumplimiento de la política de única gallina superviviente vigente en Utrera.

Según expertos rastreadores, especialmente engalgados para la ocasión, no será difícil seguir la pista de Ryan (que así es como se llama la dichosa gallinita y no pregunten por qué, que eso queda del lado de los primogénitos, o, en todo caso, del lado del criador); pues a pesar de que éste único ejemplar desapareció allá por los años 50 del pasado siglo, la Gallina Blanca Utrerana® destaca por ser una excelente ponedora, lo que hace previsible que Ryan haya trufado de huevos cada uno de los rincones en donde ha cacareado. Una foto satélite sitúa a Ryan en Birmania mismo.

En palabras del sargento chusquero José Fenández, de los Fernández de toda la vida, al frente de la operación Salvar a la Gallina Ryan: «ANCGU no escatimará en medios y pondrá toda la carne en el asador Matacarnes, o en cualquier otro asador de pollos, para cumplir su objetivo».

Póster del documental no de ficción “Salvar a la Gallina Ryan”

José Fernández, ¡qué tío más apañado, cual jarrillo de lata, igual te vale para un roto que para un descosido!, también ha salido al quite de las críticas que consideran la operación un auténtico despilfarro: «Una persistente concepción antropomórfica del mundo nos induce a pensar que los animales más cercanos a nosotros son más dignos de protección, cuidado y respeto que el resto; pero no es así. Para nosotros tienen el mismo valor un perro, una erizo o una rana. ¿Y no movería cualquier persona cielo y tierra para recuperar a su cebra perdida? Si por mor de los innumerables peligros, dejo mi vida en esta misión, sólo espero alcanzar a decirle mis últimas palabras a la gallina buscada: “Ryan… hágase usted digna de esto… merézcalo“».

Realmente conmovedor.