Utrera podría ser sancionada por la UNESCO por descuidar La Gordilla

Muchos turistas experimentaban el síndrome de Stendhal cuando se exponían al paisaje natural de La Gordilla.

La institución critica la negligencia del consistorio utrerano y amenaza con retirar la barriada de la Lista del Patrimonio Mundial. La Gordilla ha sufrido un deterioro progresivo e irreversible desde que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985, debido sobre todo a la presión turística y a la falta de actuaciones municipales. «No puede conservar esa condición de sitio de valor universal excepcional si continúa por esos derroteros. Muchas de sus más emblemáticas edificaciones, auténticas maravillas de la arquitectura suburbial de la época del desarrollismo utrerano, están dañadas o son irrecuperables. Frondosos jardines de ortigas, cenizos y cardos borriqueros han sido convertidos en páramos de albero. Los albañales vienen ahora emporcados de barro, en vez de aguas negras, botellas y bolsas de plástico…», ha manifestado uno de los comisarios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

La Comisión ha pedido al Ayuntamiento de Utrera que adopte un plan urgente de gestión integral y trate de resolver los problemas relacionados con el serio ajamiento que sufre La Gordilla. Una de las medidas que exige la UNESCO para preservar el patrimonio cultural y natural de la barriada es limitar su número de visitantes; por lo que la Delegación de Turismo y Fiestas Mayores va a excluirla de su programa de visitas guiadas. «El turista que busque insalubridad, pestilencia y ratas en este destacado arrabal no encontrará más que pestilencia y ratas», ha apostillado con tristeza otro de los comisarios. Los cicerones patrios sospechan que la barriada no podrá recuperar su antiguo esplendor por más años que pasen.

Comentarios

comentario(s)