Científico revela que la vida podría haberse originado a partir del salmorejo

Según el estudio el "caldo primigenio" no sería más que una sopa a base de pan, tomate, ajo, huevo y jamón catalizada convenientemente en un lebrillo de barro convencional.

salmorejo-vida

Se ha planteado un nuevo debate ético acerca de la posibilidad de crear vida humana usando la fórmula del salmorejo perfecto mezclado con algunos fragmentos de piel y pelo humano.

El arzobispo cardenal de Brenes ya ha exigido a la comunidad católica que se abstenga de preparar salmorejo.

En 1924, a eso de las 5 de la tarde hora peninsular, el biólogo ruso Alexsandr Oparin postuló la hipótesis de que el origen de la vida en la Tierra se pudo deber a la evolución química gradual de algunas moléculas basadas en el carbono. Evolución que el tiempo y las autoridades permitieron, por otra parte, pues debieron darse unas condiciones muy especiales para que dichas moléculas se transformaran en algo más complejo. Años después, para comprobar la certeza de tal hipótesis, Standley Miller, de los Miller de toda la vida, sometió un caldo formado por agua, metano, amoníaco e hidrógeno a las mismas condiciones atmosféricas y ambientales que supuestamente se dieron en la Tierra hace millones de años. El experimento constató que a partir de este suculento caldo (llamado vulgarmente sopa prebiótica o caldo primigenio por los científicos) podían generarse estructuras simples de ARN, base de toda vida conocida.

Pues bien, el Instituto de la cosa y el departamento de Bromatología y Tecnología de los Alimentos han descubierto recientemente que ya no será necesario mezclar metano, amoníaco y demás porquerías en un laboratorio para comenzar a generar vida, bastará con un simple salmorejo (el zoque malagueño y el ajoblanco también han dado unos excelentes resultados al respecto).Y es que el salmorejo, con su guarnición de jamón y huevo duro es capaz de crear por sí sólo organismos vivos si sabemos aplicarle la adecuada tensión eléctrica y los certeros niveles de radiación ultravioleta. El jamón y el huevo proporcionarían el nitrógeno necesario; el pan de telera, el carbono; y el tomate, el hidrógeno. El ajo de Montalbán actuaría de catalizador. El experimento podría reproducirlo en su casa cualquier mañoso lector de Utrera Today, sólo ha de enclaustrarse en su habitual cabina de rayos UVA con un buen lebrillo de salmorejo y unas decenas de pilas de petaca conectadas en serie. Eso sí, no sale a la primera, por lo que habrá que insistir bastante. Do it yourself!

El hallazgo de la fórmula del salmorejo perfecto, lejos de conseguir homogeneizar esta tornadiza crema y obtener así una referencia de calidad, ha planteado un serio problema ético: si con un salmorejo corriente y moliente se pueden crear organismos vivos simples; con un salmorejo perfecto, mezclándolo con algunos fragmentos de piel y pelos humanos, podrían gestarse homúnculos por doquier. La eugenesia, como ya sabrá el lector, tiene sus defensores y detractores, como casi todo en la vida. La polémica está servida. El metomentodo arzobispo cardenal de Brenes ya ha exigido a la comunidad católica que se abstenga de preparar salmorejos según la fórmula perfecta.