¿Fue pronosticada por un vidente la caida del árbol en Pío XII?

La premonición podría haber influido en la decisión de prolongar las obras para evitar la presencia de público en la zona

pino-carlos-jesus

“Si un pino se cae en Raticulín, en la tierra caerá otro junto a un pletín..”, habria manifestado el vidente.

Es lugar común reprobar a nuestros políticos por ser cortos de miras, por no ser capaces de ver más allá de sus intereses partidistas. Pues hete aquí, ¡chúpate esa, ácrata de mierda, anarquista de las pelotas!, un claro ejemplo de que el cortoplacismo de los políticos es una idea recurrente de lo más vulgar y manida, una simplificación injusta que no por repetir hasta la saciedad deja de ser falsa.

Como ya se habrá informado el lector por la prensa local, el pasado 19 de octubre se cayó un pino en la nueva plaza Pío XII. Pudo ocurrir una desgracia (era jueves de madrugada, llovía a cántaros y hacía mucho viento —condiciones idóneas para que la plaza de Pío XII estuviese a rebosar de gente), pero no ocurrió. ¿Por qué? Pues porque el equipo de gobierno de nuestra ciudad, al que tanto se le ha criticado por su miopía, previendo el funesto acontecimiento que iba a ocurrir, se calzó sus gafas de lejos Afflelou y valló la glorieta de Pío XII con muchísimos meses de antelación, alegando una remodelación urbanística de la zona como coartada.

..previendo el funesto acontecimiento se valló la glorieta de Pío XII con muchísimos meses de antelación, alegando una remodelación urbanística de la zona como coartada..

El tiempo les ha dado la razón. Gracias a su intervención, la caída del pino no produjo daños personales entre los utreranos. ¿Hemos de seguir considerando, pues, a nuestros mandatarios y prebostes locales unos rompetechos políticos? ¡No, no y no! ¡Pitonisos, pi-to-ni-sos!

Fuentes no contrastadas apuntan a que una premonición por parte un conocido vidente les habría sido de gran ayuda para prevenir los efectos negativos de la caída de esta conífera (coniferus carajazus).

Señoras y señores, los tópicos están para tirarlos, pisotearlos y romperles un cristal.